Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.801 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

Estatus 2007: una perspectiva histórica

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 29 junio 2007


  • Mario R. Cancel Sepúlveda
  • Escritor e historiador

La década del 1990 cambió el lenguaje de la discusión del estatus. El Informe Johnston aclaró que un “Nuevo ELA” soberano y un plebiscito que comprometiera al Congreso con un cambio eran improbables. En 1991 un tranque en la Comisión de Energía y Recursos Naturales eliminó las posibilidades de una consulta de cualquier tipo. Se trató de un segundo aire para un ELA sin perspectivas de crecimiento.

El estatus no volvió a discutirse hasta 1994 cuando el Proyecto Young estableció que la unión permanente y la ciudadanía común solo se garantizaban con la estadidad. La idea de que el ELA ni descolonizó al país, ni había sido producto de un pacto bilateral o entre iguales, se generalizó.

Desde entonces solo la independencia, la estadidad o la libre asociación son consideradas opciones viables. Pero aquel “Nuevo ELA” resultaba demasiado radical para los autonomistas domésticos. Las vistas congresionales de 1996 demostraron que el Congreso había adoptado una posición activa en la discusión del estatus. Los tiempos de la autodeterminación habían terminado. La mutua determinación -es una relación asimétrica- se impuso en medio de un debate de sordos.


Hacia el año 2000 una orden ejecutiva de Clinton creó el Comité Interagencial. Bush, hijo, extendió en 2001 su periodo de trabajo, pero los atentados del 11 de septiembre frenaron sus labores. Acá las administraciones Calderón y Acevedo Vilá, ante las pocas posibilidades de la autonomía que invocaban en el nuevo escenario, revivieron el mito de la Asamblea Constituyente o Constitucional de Estatus, como preferían denominarla. Eudaldo Báez Galib fue uno de los ejes de la misma. La intención era ponerle un freno a la ofensiva antiELA que procedía de Washington.

El Comité Interagencial estuvo reunido desde el 2003, y en diciembre de 2005 publicó su Informe. El documento sostuvo la tendencia iniciada en 1990. El principio de que Puerto Rico es un territorio no incorporado sujeto a la autoridad congresional fue revalidado. La idea de que el Congreso podía revocar el ELA y cederlo a otro país, minó aún más la legitimidad del populismo.

Un “Nuevo ELA” autónomo, no territorial y no estado fue declarado incompatible con la jurisprudencia estadounidense. Solo el Estado o el Territorio incorporado,o la Independencia o laLibre Asociación son consideradas soluciones válidas. ¿Dónde se acomodarán los estadolibristas después de esto? Eso no fue todo. Si bien un plebiscito entre el ELA y “otra opción no territorial”. Ya sea la independencia o la estadidad , daría la victoria al primero hoy, los “plebiscitos periódicos” hasta alcanzar un cambio de opinión demuestran el truco. La intención es timonear a Puerto Rico hacia algo que no sea el ELA. Nada garantiza que el Partido Demócrata analizará la situación de manera distinta al Partido Republicano.

¿Qué concluir?

Primero, que el protagonismo en la discusión del estatus ya no está en manos de los puertorriqueños sino del Congreso. Si Acevedo Vilá solo está dispuesto a aceptar una propuesta de iniciativa puertorriqueña, las posibilidades del autonomismo se reducen.

Segundo, aunque la estadidad parece favorecida, nada asegura que se vaya a aceptar un estado afro-caribeño y pobre en la unión. Desde 2001 aquella nación ha profundizado su xenofobia. Los semitas y los hispanos no son muy distintos a los ojos del americano medio.

Tercero, desde 1989 el poder de regateo de los partidos políticos para resolver la cuestión del estatus se ha reducido. Se trata de un tipo de platonismo estatutario que sirve sólo para ganar las elecciones y repartir el presupuesto en paz (cuando no hay gobierno compartido).

El 3 de diciembre de 2006, Acevedo Vilá ofreció un discurso emblemático. Entregó la Medalla Luis Muñoz Marín a Marisara Pont y proclamó lo que él espera se entienda como una nueva revolución populista. La invitación a la reconstrucción ideológica del PPD está sobre la mesa. Un componente esencial de su propuesta es el aplazamiento de la discusión del estatus en nombre de los problemas fundamentales del país. Se trata de un subterfugio que propone la mirada de la crisis actual como un mecanismo de evasión a un problema estatutario al cual no se le ha dado respuesta.

Es el momento para que la oposición reflexione en torno al diseño de sus tácticas y sus discursos de cara a las próximas elecciones. La confrontación mediática entre el gobierno en el poder y las autoridades federales al palio de la investigación sobre su campaña para comisionado residente en el 2000 se ha convertido en un emblema del primer semestre del 2007.

Me parece que la pregunta que deben hacerse los actores políticos de Puerto Rico es una. ¿Será el populismo de la era global capaz de articular un proyecto descolonizador convincente que no choque con su conservadurismo? Sólo a ellos les corresponde responder esa pregunta. Si ha de ser de ese modo, le daré la bienvenida.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: