Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.797 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

De paso y repaso. Escenarios: El Gobernador y los federales

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 6 diciembre 2007


  • Mario R. Cancel
  • Historiador y escritor

Mario R. CancelLa polémica entre Aníbal Acevedo Vilá y los federales ha tomado un giro inusitado. Los supuestos actos ilegales cometidos durante las campañas de 2000 y el 2004 y laFiladelfia Connection, se han convertido el pan nuestro de cada día de sus rivales. Pero, para sorpresa de pocos, esos adversarios se han asomado desde los lugares más inesperados.

Fuera de las fronteras del PPD, los penepés han desatado una discursividad atroz. La lógica del anexionismo es comprensible: presumen que cualquier investigación federal debilita la imagen del gobernador y puede ser utilizada para limitar sus posibilidades en el 2008. Los resultados de la investigación no importan mucho. En principio, el PNP está devolviendo la moneda del discurso de la corrupción que tantos frutos le rindió a los populares en las pasadas dos campañas.

La pírrica victoria del PPD en el 2004 dejó la impresión de que Acevedo Vilá no hubiese ganado ante un candidato más fresco que Pedro Roselló. El hecho de que los resultados tuviesen que ser validados por el Tribunal Supremo, no hizo más que reafirmar la impresión. La victoria, sin embargo, sirvió para fortalecer la imagen del hombre venciendo la adversidad. Pero las imágenes se gastan.

Aquella no era una situación inédita. Las elecciones de Valencia que condujeron a Carlos Romero a la gobernación en 1980 dejaron también un sabor amargo. Los 3,037 de ventaja de Romero en el 1980 o los 3,566 de Acevedo en el 2004, no ponen en duda las virtudes de la democracia. Lo que la pone en entredicho son las actitudes personalistas y triviales de los políticos de oficio. Vivimos en una democracia con escasos demócratas.

Dentro de las fronteras del PPD, la situación no es diferente. La insistencia de William Miranda Marín de que se le vea como una alternativa a la candidatura a la gobernación, suena más como una provocación que como un acto de solidaridad. Una candidatura como la suya traicionaría el mito del poder de la juventud que tanto benefició a Acevedo Vilá en 2004. Los cuestionamientos de Eudaldo Báez Galib a los retos de Acevedo Vilá a la esfera federal –el caso Ojeda Ríos, la carta Condoleeza Rice, la crítica a la fiscal federal- demuestran dos cosas.

Primero, que algunos ideólogos del PPD no se hacen eco de esos reclamos. Segundo, que se puede favorecer el desarrollo autonómico del PPD y ser un moderado ante el poder de EU. Acevedo Vilá utiliza su reto a los federales como un cebo para conseguir el apoyo de muchos independentistas que ven con simpatía ese tipo de discurso. Para los autonomistas exigentes puede parecer un rayo de esperanza en el camino a la culminación del ELA. El discurso del “engaño del 1952” y de la “asamblea constituyente” como panacea conversan bien con esta táctica. Recuerdan un comentario de Miguel Hernández Agosto en 1994 en medio de un debate con Marcos Rigau. Acevedo Vilá reconoce que necesita los votos del independentismo flotante para asegurar la victoria del 2008. Los pivazos vuelven a convertirse en un mal necesario. La candidatura más amenazada será la de Edwin Irizarry Mora por el PIP. Se trata de un juego peligroso.

Creo que Acevedo Vilá no será acusado de ningún delito. No lo fue Romero Barceló por el affaire de Maravilla, ni Roselló por la pensión cadillac ni por los actos de corrupción en los que pareció involucrarse. El poder se cuida mucho de no enfangarse con su propio lodo y es muy capaz de quitarle el velo a la Dama Justicia para que se fije bien a quién señala.

Publicado en Expresión 5.41 (Diciembre de 2007)

Una respuesta to “De paso y repaso. Escenarios: El Gobernador y los federales”

  1. […] Original post by mrcancel […]

    Me gusta

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: