Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.800 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

Historia de Puerto Rico: Política y economía (1868-1876)

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 5 febrero 2008


  • Mario R. Cancel Sepúlveda
  • Catedrático de Historia y escritor

 

Cuando en 1868 fracasó el Levantamiento de Lares, otros dos movimientos revolucionarios más exitosos también tuvieron lugar. Aquel año estalló el Grito de Yara (1868-1878) en Cuba y la Revolución Gloriosa (1868-1874) en España.  La guerra abierta tras el pronunciamiento de Yara condujo al empantanamiento o estancamiento del separatismo cubano. Dividido entre independentistas y anexionistas e incapaz de derrotar a las fuerzas españolas, la rebelión fracasó y depuso las armas tras un pacto en Zanjón en 1878.

 

La política después de 1868

La Revolución Gloriosa estableció otra vez un gobierno constitucional en 1869 –como ya había sucedido en 1812, 1820 y 1836-. Los líderes de la Revolución Gloriosa, una vez en el poder, enfrentaron los hechos de Lares y Yara y censuraron el separatismo independentista y anexionista como una traición a España. A pesar de ello, fueron capaces de estimular la participación política de los colonos mediante diversos recursos.  En 1871 se autorizó la fundación de los primeros partidos políticos modernos del país. Los liberales y los conservadores organizaron del inmediato.

Hacienda cafetalera Buenavista, Ponce

Hacienda cafetalera Buenavista, Ponce

Los primeros formaron el Partido Liberal Reformista que se convirtió en el defensor de la asimilación o las leyes especiales ahora transformadas en una aspiración a la autonomía moderada. Los segundos crearon el Partido Liberal Conservador, defensor de la fidelidad a España y del autoritarismo de las políticas españolas. La Revolución Gloriosa llegó a su momento culminante con la proclamación de la Primera República Española en 1873. Aquel gobierno de radicales abolió la esclavitud y la libreta de jornaleros en Puerto Rico como ya se sabe. Pero también reconoció otra vez una serie de derechos civiles básicos que estimularon la vida política en la colonia. Aquellas decisiones les ganaron a los republicanos el apoyo de los liberales tanto asimilistas como especialistas y autonomistas. Los sectores conservadores aceptaron los cambios con la intención de garantizarse un espacio de poder en el gobierno nuevo. A pesar de las libertades, la prohibición de la discusión de la independencia, la anexión, la autonomía o el salario persistió. Aquellas reformas volvieron a desmovilizar al separatismo independentista y anexionista tanto como la promesa de Leyes especiales en 1837.

La Primera República fue destruida por un pronunciamiento militar conservador. En 1874 Alfonso XII retornó al poder y en 1876 ya había restituido el poder absoluto en la mejor tradición española. Sin embargo, las reformas radicales de la Primera República, la abolición de la esclavitud y la libreta y los partidos políticos, no fueron tocadas. Las libertades civiles individuales fueron podadas y las posibilidades de desarrollar una mejor relación con España se redujeron dramáticamente.

 

La economía después de 1868

Después de la Insurrección de Lares de 1868 y la experiencia republicana en España y Puerto Rico en 1873, la situación cambió de manera dramática. Por un lado, la crisis de la industria azucarera y del sistema de haciendas, un sistema que había crecido en los llanos costaneros, estimuló la reinversión en otras áreas geográficas. Por otro lado, las condiciones del mercado internacional favorecieron el cultivo de otros productos tropicales como el café y el tabaco. La situación se tradujo en el crecimiento económico de la zona montañosa central y la altura.

Desde 1872 el precio del café subió en los mercados internacionales. Los cafetales en Puerto Rico se multiplicaron. La zona montañosa central se pobló de haciendas de café que, en el modelo de las haciendas azucareras, combinaban las grandes fincas sembradas con el arbusto, con las fábricas o tahonas para la elaboración del grano y su molienda. A pesar de la presencia de trabajadores esclavos en el cafetal hasta fecha de la abolición, la mano de obra más numerosa provenía de jornaleros libres, agregados y arrimados. Las fincas más pequeñas dependieron de la mano de obra familiar en su mayoría.

En el periodo que va desde 1880 hasta 1889, el café se convirtió en el principal producto de exportación de Puerto Rico. Utuado fue el mayor productor del país en términos de tonelaje. Yauco produjo un tipo de café gourmet que desarrolló fama internacional por su tinta, su aroma y su sabor. Puerto Rico llegó a ser el cuarto producto del grano aromático de la América Latina.

El mercado del café era distinto al del azúcar. El café se vendía en forma de grano lustrado. La mayor parte de café gourmet marca “Yauco”, se disponía para el mercado internacional. El café de tercera o baja calidad se consumía en el país. El precio del café gourmet por libra era alto y los beneficios eran enormes. Los compradores del mismo eran los mercados de Francia, Reino de Italia, Imperio Alemán y en Reino de España, entre otros. El mercado de Estados Unidos, de tanta relevancia para la industria azucarera, nunca se sintió atraído por el café puertorriqueño.

El tabaco no se vio tan favorecido como el café. El gran impulso para la hoja aromática tendría lugar después de 1898, etapa en que la industria tabacalera creció como una filial de las tabacaleras de Virginia. Muchos historiadores están de acuerdo en que, durante el periodo que va desde 1890 hasta 1899, el país poseía una economía diversificada. Los espacios económicos de la ganadería en especial la vacuna, los frutos menores y la pesca, convivían con una agricultura comercial caracterizada por el café en ascenso, la caña de azúcar en retroceso y el tabaco en una situación incómoda pero con perspectivas de crecimiento.

El acceso a pequeñas fincas familiares mediante la adquisición de un título de propiedad, el agrego o el arrimo, garantizaba el sustento diario para un modelo de familia caracterizado por los numerosos hijos y la convivencia de parientes de varias generaciones en las cercanías del bohío familiar. La situación no era muy distinta a como la había descrito el historiador Iñigo Abbad y Lasierra a fines del siglo 18.

 

La nueva sociedad y las resistencias sociales

La vida en Puerto Rico cambió desde 1873. La desaparición de la esclavitud fue la base para la consolidación de una clase artesanal y de una clase obrera modernas. La abolición de la libreta de jornaleros también coadyuvó para la consolidación de una clase obrera rural que, en general, superaba en la estadística a la urbana. Con el crecimiento de aquella clase obrera también se desarrollaron las primeras manifestaciones de lucha por unas mejores condiciones salariales, por la reducción de la jornada de trabajo y por una serie de beneficios marginales que las empresas de los estados más modernos de Europa habían comenzado a conceder gracias a la presión de los trabajadores organizados. 

Los modelos de lucha obrera de aquel tipo provenían de Inglaterra. La tradición del cartismo que tuvo su mejor momento entre 1838 y 1858 era bien conocida en Puerto Rico. Pero también debían mucho a la experiencia de Estados Unidos donde la American Federation of Labour, fundada en 1886, estableció una tradición que se popularizó en el resto de Hispanoamérica.  El modelo de un Estado comprometido con mejorar la situación de su clase trabajador provenía del Imperio Alemán. Durante la llamada “Era del Mariscal Otto Von Bismark” (1860-1875), este había articulado numerosas políticas laborales que establecieron una interesante pauta que se reproduciría durante el siglo 20. Los organizadores y las organizaciones obreras estuvieron influidos por una serie de ideas consideradas peligrosas por el orden colonial español. Las concepciones gremiales y fraternas de antigua tradición, las novedosas ideas anarquistas, sindicalistas, socialistas y marxistas también hicieron acto de presencia en el país.

Entre los años 1873 y 1898, desde la abolición de la esclavitud y de la libreta hasta la invasión americana, Puerto Rico entró en una segunda e importante fase de su proceso de modernización. La misma completó los procesos de cambio iniciados entre 1815 con la Real Cédula de Gracias y las reformas sociales de 1873.

6 comentarios to “Historia de Puerto Rico: Política y economía (1868-1876)”

  1. Elecciones said

    !Muy interesante blog! Hace poco leí un reportaje sobre el mismo tema en un portal colombiano dedicado a proveer información electoral y sobre los candidatos en Colombia, especialmente lo relacionado con las elecciones 2010 en Colombia y con los candidatos al congreso y a la presidencia.

    Me gusta

  2. mrcancel said

    Juan, creo que los especialistas más indicados para orientarlo en ese tipo de búsqueda son el Dr. Luis Pumarada O’Neill ,uien escribió un estudio sobre el café hace años; y el Dr. Guillermo Baralt, quien trabajó el proyecto de la Hacienda Buenavista. Ambos lo pueden ilustra en cuestiones de investigación y archivo. Otro recurso conveniente sería indagar en las colecciones del Centro de Investigaciones Históricas de la UPR en Río Piedras.

    Me gusta

  3. Juan E. Mojica said

    Estoy preparando un trabajo de intervencion paisajista en lo que fue, la Hacienda Batey Columbia. Este trabajo forma parte de mi clase de Regional Design. Me gustaria saber donde puedo obtener informacion mas precisa y fotos-planos.

    Gracias

    Me gusta

  4. mrcancel said

    Annie, gracias por la nota y por la visita a mi bitácora. Siempre a tus órdenes.

    Me gusta

  5. Annie Biaggi said

    Bravo por este trabajo. Te felicito de corazón como puertorriqueña y como Hormiguereña.

    Me gusta

  6. […] Original post by mrcancel […]

    Me gusta

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: