Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.800 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

Historiografía: socialismo ruso-soviético II

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 11 marzo 2008


El Socialismo Ruso y Soviético: Los paradigmas o meta-dogmas

  • Mario R. Cancel
  • Historiador y escritor

URSS-CartelLa estabilidad del socialismo ruso-soviético se afirma en la presunción de la redención proletaria. Este paradigma sintetiza y supera aquello que para la tradición de 1789 significó la redención popular. Se trata de un concepto exclusivo que promueve un a mirada crítica sobre la concepción de lo popular.  La discursividad en torno a la redención proletaria adoptó un tono moralizador que universalizó el papel de la clase obrera y el proletariado.

En general, la redención proletaria implicaba la redención a toda la humanidad por medio de un proceso de pensamiento que tiende a identifican a la clase obrera con la humanidad verdadera no alienada. En la praxis ello implicaba la ejecución de una revolución y la edificación de la dictadura del proletariado. El periodo dictatorial se ejecutaba con el propósito de liquidar el capitalismo y a los capitalistas y sus aliados. El hecho de que la meta se consideraba inevitable la hacía también moralmente válida. 

La segunda presunción era el destino comunista. Se aceptaba que el fin del capitalismo era inevitable, que la destrucción de la propiedad suprimiría las diferencias de clase y la lucha entre ellas, lo cual dejaba el camino expedito hacia un mundo nuevo. Ese orbe permitiría la maduración de un hombre nuevo análogo en su pureza social al que dejó atrás el comunismo primitivo pero insuflado de racionalidad y de capacidad cósmica. El tipo de libertad de la que disfrutaría sería superior a la del comunismo primitivo y a la capitalismo avanzado. 

La tercera presunción es la que asegura la necesidad de una vanguardia pequeña y disciplinada capaz de aprender y promover esos procesos. El concepto fue teorizado en Lenin en el texto ¿Qué hacer? (1903). La idea de la organización elitista parte de la premisa de que la posesión de los bienes político-culturales en un orden social no es homogénea. La clase obrera muestra niveles desiguales de conciencia. La vanguardia tiene una conciencia plena del papel de la clase. La misma debe ser organizada en un partido que, por su condición, representa a la clase, agita y propicia la revolución. Esa representación es transparente (glasnost).

La cuarta presunción es la dictadura del proletariado, concepto que tiene sus antecedentes en la obra de Carlos Marx en la Crítica del Programa de Gotha (1875) y en sus estudios sobre la Comuna de París. La estructura estatal no es rechazada a la hora del socialismo ruso-soviético. Por el contrario, el mismo debe ser usado para beneficio de la clase obrera. la idea e es transformar el Estado del Capitalismo Avanzado, no destruirlo. La Dictadura del Proletariado, como praxis, fue creación rusa-soviética.

URSS-Escudo de ArmasLa primera fase de la dictadura del proletariado se veía forzada a conservar estructuras y rasgos del capitalismo. La mayor preocupación en ese nivel era la distribución igualitaria de la propiedad con el objeto de garantizar la igualdad formal de la comuna. Los socialistas ruso-soviéticos aceptan que el igualitarismo no equivale al comunismo. Durante esa etapa la clase obrera armada, por medio de su vanguardia, reprime a la clase burguesa. Una vez extinta la clase burguesa desaparece la explotación en la medida en que todos los comunitarios se transforman en trabajadores. La homogeneidad del sistema se garantiza dado que todos son empleados por un solo consorcio o patrono -el Estado-. La etapa fuerza a que se generalicen los medios de coerción, registro y control en la forma de una sociedad de la vigilancia. Para la clase obrera se trata de una dictadura indirecta por medio de la vanguardia organizada.

La segunda fase de la dictadura del proletariado es el espacio-tiempo en que se manifiesta la transición al comunismo. En el proceso desaparecen las diferencias entre trabajo manual y trabajo intelectual –entre el hacer de la vanguardia y el hacer de la clase-. La muerte de las diferencias de clase garantiza la igualdad de hecho. En ese contexto el hombre nuevo se hacía presente y los -los coerción, registro y control del estado pueden desaparecer. En ese punto se inicia la auto-administración de las cosas o el comunismo propiamente dicho al modo de una sociedad automatizada.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: