Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.800 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

De paso y repaso: El costo de las elecciones

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 11 noviembre 2008


Mario R. Cancel

PRESUPUESTO

expresion2El sistema electoral de Puerto Rico es muy costoso. El discurso dominante es que los altos costos de funcionamiento de una agencia o actividad pública en tiempos de crisis energética, inflación y estancamiento económico representan un problema. Reclamar moderación en los gastos del estado en este renglón será lógico. Pero son procesos electorales con un signo muy importante en las prácticas democráticas puertorriqueñas.

El prestigio de las elecciones se afirmó desde la década de 1940. La democracia electoral de Puerto Rico, instituida por el populismo desde 1938, se cimentó sobre el criterio de que el voto era un arma eficaz contra los poderosos y los capitalistas, identificados en aquella época con los republicanos y sus aliados anexionistas en general. El voto dejó de ser una mercancía y se convirtió en un instrumento ciudadano confiable.

El PPD en 1938 y PNP en 1968, aprovecharon esa idea del voto como un instrumento ciudadano eficaz para determinar cambios políticos legítimos. En 1938 fue el arma de los pobres de la ruralía, en 1968 de los pobres de la urbe. En eso Muñoz Marín y Ferré Aguayo fueron dos maestros. Por ello cuestionar los costos de un proceso electoral como excesivos es difícil en Puerto Rico.

SOBRE LAS PRÁCTICAS ELECTORALES

La gente identifica democracia con proceso electoral. No reconoce que la democracia es mucho más compleja que el simple hecho de votar en los comicios. La tradición explica por qué la práctica de votar es más respetada por las generaciones más adultas. Las generaciones jóvenes -del 1970 a esta parte- han vivido un proceso de devaluación de los valores democráticos tradicionales y ello se expresa en un abstencionismo que traduce el desinterés y la desconfianza en la oferta política del momento y preocupa a numerosos comentaristas. La abstención de numerosos jóvenes en las últimas décadas preocupa porque el voto a los 18 años, que fue un logro de la administración Ferré, no consiguió interesar a lo jóvenes en los grandes problemas del país de manera permanente.

A pesar de ello, la tasa de participación electoral en Puerto Rico es alta -mucho más que en Estados Unidos- y la tasa de inscripción para participar en los procesos electorales aumenta cada cuatro años. Ese hecho siempre se celebra como un logro aunque el crecimiento del universo electoral sea proporcional al crecimiento de la población y no todos los electores inscritos estén en el espíritu de votar. Por eso ahora se insiste en que hay que votar o quedarse callado a pesar de lo antidemocrático de esa propuesta.

RESUMEN

El problema radica, en el hecho de que el Estado financie a tan alto costo una contienda electoral caracterizada por la devaluación del debate político y el papel cada vez más significativo del “publicity” en la opinión popular. Ese es el sector económico que reanima cada año electoral cuando se monta el drama electoral. El ejercicio democrático se reduce a un gesto. La situación no es la misma que en 1938 y 1968, cuando todavía se pensaba que la contienda era un debate ideológico, racional y respetable. Pero eso es parte de “la vieja política” que hoy ya no es funcional.

Publicado en Expresión. Año V, Núm.49 (Noviembre 3, 2008): 8-9

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: