Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 882.969 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

Posts Tagged ‘Elecciones generales 2008’

De paso y repaso: El costo de las elecciones

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 11 noviembre 2008


Mario R. Cancel

PRESUPUESTO

expresion2El sistema electoral de Puerto Rico es muy costoso. El discurso dominante es que los altos costos de funcionamiento de una agencia o actividad pública en tiempos de crisis energética, inflación y estancamiento económico representan un problema. Reclamar moderación en los gastos del estado en este renglón será lógico. Pero son procesos electorales con un signo muy importante en las prácticas democráticas puertorriqueñas.

El prestigio de las elecciones se afirmó desde la década de 1940. La democracia electoral de Puerto Rico, instituida por el populismo desde 1938, se cimentó sobre el criterio de que el voto era un arma eficaz contra los poderosos y los capitalistas, identificados en aquella época con los republicanos y sus aliados anexionistas en general. El voto dejó de ser una mercancía y se convirtió en un instrumento ciudadano confiable.

El PPD en 1938 y PNP en 1968, aprovecharon esa idea del voto como un instrumento ciudadano eficaz para determinar cambios políticos legítimos. En 1938 fue el arma de los pobres de la ruralía, en 1968 de los pobres de la urbe. En eso Muñoz Marín y Ferré Aguayo fueron dos maestros. Por ello cuestionar los costos de un proceso electoral como excesivos es difícil en Puerto Rico.

SOBRE LAS PRÁCTICAS ELECTORALES

La gente identifica democracia con proceso electoral. No reconoce que la democracia es mucho más compleja que el simple hecho de votar en los comicios. La tradición explica por qué la práctica de votar es más respetada por las generaciones más adultas. Las generaciones jóvenes -del 1970 a esta parte- han vivido un proceso de devaluación de los valores democráticos tradicionales y ello se expresa en un abstencionismo que traduce el desinterés y la desconfianza en la oferta política del momento y preocupa a numerosos comentaristas. La abstención de numerosos jóvenes en las últimas décadas preocupa porque el voto a los 18 años, que fue un logro de la administración Ferré, no consiguió interesar a lo jóvenes en los grandes problemas del país de manera permanente.

A pesar de ello, la tasa de participación electoral en Puerto Rico es alta -mucho más que en Estados Unidos- y la tasa de inscripción para participar en los procesos electorales aumenta cada cuatro años. Ese hecho siempre se celebra como un logro aunque el crecimiento del universo electoral sea proporcional al crecimiento de la población y no todos los electores inscritos estén en el espíritu de votar. Por eso ahora se insiste en que hay que votar o quedarse callado a pesar de lo antidemocrático de esa propuesta.

RESUMEN

El problema radica, en el hecho de que el Estado financie a tan alto costo una contienda electoral caracterizada por la devaluación del debate político y el papel cada vez más significativo del “publicity” en la opinión popular. Ese es el sector económico que reanima cada año electoral cuando se monta el drama electoral. El ejercicio democrático se reduce a un gesto. La situación no es la misma que en 1938 y 1968, cuando todavía se pensaba que la contienda era un debate ideológico, racional y respetable. Pero eso es parte de “la vieja política” que hoy ya no es funcional.

Publicado en Expresión. Año V, Núm.49 (Noviembre 3, 2008): 8-9

Posted in Actualidad | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en De paso y repaso: El costo de las elecciones

De paso y repaso: Bienvenida sea la mediocracia

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 11 noviembre 2008



Mario R. Cancel

El 4 de noviembre se elegirá a quienes administrarán al país durante cuatro años. El electorado tendrá allí una responsabilidad mayor. Será otra vez el protagonista de uno de los procesos que más pasiones despierta en el país. El martes las esperanzas de muchos se verán recompensadas a costa de la derrota de otros. En pocos días los ardores cesarán a la voz de “show is over.” La vida continúa.

Muchos suponen que el sufragio es el instrumento idóneo para garantizar la participación popular en el diseño de su gobierno. El arma por la cual se luchó para cuestionar el dominio de la autoritaria España, o para retar el control del capital americano ausentista en tiempos de Muñoz Marín, ha dejado de ser lo que era. El desgano con el voto debería ser más notorio.

Un ejemplo de ese desgano es la absurda campaña “vota, o quédate callao.” La misma convierte al sufragio en un boleto de entrada para el debate público o en un pre-requisito para la libertad de expresión. Votar es sólo una de las muchas maneras en que se puede expresar la opinión en una democracia y, quizá, la más anodina de todas.

La idea de que el ejercicio electoral sintetiza una reflexión profunda en torno a la situación del país es un mito. El “voto inteligente” es una ficción. El sufragio es el acto irracional emblemático de los tiempos de la política espectáculo. Las elecciones sólo miden la eficiencia de la publicidad y el impacto de los medios masivos de comunicación en la gente. Bienvenida sea la “mediocracia”.

Cuando una buena campaña de cotilleo y chisme que conmueva las pasiones del electorado sustituye el discurso público, es necesario reflexionar. Cuando las propuestas legítimas o ilegítimas duermen el sueño de los justos en los programas partisanos, la democracia ha dejado de ser.

El 27 de octubre, Aníbal Acevedo Vilá apeló a su condición de ciudadano de clase media y a la misericordia popular en un mensaje televisado de varios minutos. Luis Fortuño capea una campaña contra su esposa Luce Vela con los argumentos de quien defiende el honor agredido. Edwin Irizarry Mora, en la última fase de su cruzada, acude a los signos de una nacionalidad en crisis y al independentismo mediático y universitario para afirmar su popularidad. Rogelio Figueroa, ha sido la excepción. Después de la crisis que brotó con las candidaturas de San Juan, ha logrado afirmarse como una figura alternativa.

Pero lo cierto es que la discursividad preelectoral no supera la burda promoción de un producto que se ha de consumir mediante la inserción de una papeleta marcada en la ranura de una urna de cartón. Bienvenida sea la “mediocracia”.

¿Qué pasará el martes? El panorama no ha cambiado. Acevedo Vilá no ha superado la desventaja que representa ser un acusado federal. El rumor de que algunos de los cargos iban a ser desestimados no cumplió su cometido. Fortuño no ha vencido su imagen de fragilidad ante las figuras del rossellismo. Pero el rossellismo write-in tampoco es hoy un movimiento capaz de derrotar al PNP desde el interior de sus filas.

Todo parece indicar que Acevedo Vilá no revalidará el martes próximo. La situación de incertidumbre económica dominante lo confirma. Fortuño vencerá. Pero no alcanzará la ventaja aplastante que soñaban sus asociados tras la primaria que le condujo a la candidatura.

Pero ¿vencerá Fortuño? Vencerá la eficacia de la publicidad como en toda guerra de imágenes. Este es el paraíso de la manipulación emocional: el votante debe sentir, prohibido pensar o soñar. Bienvenida sea la “mediocracia.”

Publicado en Expresión. Año V, Núm.49 (Noviembre 3, 2008): 8

Posted in Actualidad | Etiquetado: , | Comentarios desactivados en De paso y repaso: Bienvenida sea la mediocracia

Mitos, alianzas, elecciones

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 24 agosto 2008


Mario R. Cancel

Mario R. Cancel

Historiador y escritor

Las ruinas de Puerto Rico no son sus estructuras coloniales o sus espacios abandonados: son sus figuras públicas. Dos candidatos a gobernador –Acevedo Vilá y Fortuño—conversaron en un espacio radial sobre los alivios contributivos para la clase media. Un tercero –el único economista— arribó sin invitación. El cuarto no asomó la cara.

Un legislador de rango –Aponte— desautorizó a su jefe político y perdió los estribos ante la prensa. Al otro día convocó una “sesión extraordinaria” –en lugar de unas “vistas públicas”— para discutir los dichos alivios ¿Quién manda en el PNP?

La sesión despachó el asunto contributivo en minutos. Lo que querían era autorizar a Aponte a presidir una comisión para investigar los gastos de la defensa del gobernador de sus 19 cargos federales. El asunto había llegado a los tribunales unos días antes. La oposición de las minorías fue reprimida apagando los micrófonos. San Inocencio gritó al tirano, y Vega Ramos solicitó la palabra sin éxito. Nelson del Valle, Lourdes Ramos y Rafael Rivera – de mayoría— celebraron la actitud de Aponte.

Es trágico que allí se encuentre el “futuro” del país

Mitos: elecciones 2008

No todos los ciudadanos han perdido la confianza en ese tipo de político profesional. A pesar de todo, un político agresivo y vulgar se ajusta a la imagen que atrae al elector promedio. Pero ¿cómo restituir la confianza de aquellos que se han resentido con esa praxis política? No se trata de un sector sin importancia sino del ciudadano opinionado que todavía espera que las elecciones pueden servir para algo.

Los publicistas de los partidos están jugando con una diversidad de mitos. Los expertos en imagen confían en el poder de esos relatos sintéticos, coherentes y mágicos.

El mito más poderoso y tradicional es el poder de la clase media. Convencer a ese sector de que los partidos están comprometidos con ellos no es fácil en un sistema que los expolia para pagar sus gastos excesivos.

El otro es el mito del pasado glorioso que conduce hasta el líder de turno. Las fiestas genesíacas de 25 y el 26 de julio sentaron a la mesa a Barbosa y Ferré con Fortuño; a Baldorioty y los Muñones con Acevedo Vilá. Irizarry Mora convocará a Lares, Albizu y Concepción como comensales. Figueroa, feliz de no tener pasado, se cuestionará si tiene futuro.

El tercero es la inocencia de los partidos políticos. La idea de que esas instituciones existen en nombre del bien común y no del bien privado, será funcional mientras llegan al poder. Tocados de esa imagen de “hombres santos” las figuras públicas descargan su “deber superior.” Después de enero de 2009, podrán traicionar el principio sin ninguna reserva.

Alianzas: elecciones 2008

¿Estamos ante un original realineamiento político? Por primera vez, tres partidos hablan de “soberanía” –popular, federal o nacional— El problema no está en la “soberanía” sino en el adjetivo que la acompaña. La “soberanía” significa diversas cosas pero el tablero de juego está dispuesto.

Claridad, un foro de las izquierdas, se alineó con el PPD otra vez. El sector de los “popustosianos antifederales,” confía en ese Acevedo Vilá enojado con el FBI. Una alusión al asesinato de Maravilla el 25 de julio fue suficiente para convencerlos. Para ellos siempre será preferible ser popular que pipiolo.

Un nuevo agente asoma la cabeza: los “pepereitas realengos” podrán regresar al PPD y al PNP cuando los expulsen de su organización por traición. Y la fantasmagoría de los “rosellistas empoderados” hará un valioso trabajo de zapa a favor del PPD.

El camino al infierno está lleno de extrañas intenciones… nadie ganará en noviembre de 2008.

Posted in Actualidad | Etiquetado: , | 1 Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: