Puerto Rico: su transformación en el tiempo

Historia y sociedad

  • Lo nuevo

  • Posts Más Vistos

  • Los mejores

  • Categorías

  • Historias y palabras

  • Visitantes

    • 880.796 hits
  • Comentarios de los lectores

    Imagen de Betances… en La americanización en Mayagüez…
    Imagen de Betances… en Betances y la epidemia del…
    Ismael Cancel en La Invasión de 1898: apuntes…
    yadiel en Transformaciones económicas y…
    Jose F. Bernal en Documento y comentario: Memori…
  • Archivos

  • Taller de trabajo

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 3.568 seguidores más

Historia del siglo 16: Conquista y resistencia

Posted by Mario R. Cancel-Sepúlveda en 22 junio 2009


  • Mario R. Cancel-Sepulveda
  • Historiador y escritor

La conquista y colonización de San Juan Bautista se retrasó hasta 1508. La prioridad de la Corona fue, hasta entonces, garantizar una colonia estable en Santo Domingo. Los viajes de exploración y descubrimiento habían desembocado en una serie de problemas inesperados. La lucha por el control del poder desarrollada por los Reyes ante los reclamos de la Familia Colón, ocupó tiempo y recursos valiosos para el proceso de expansión.

La contratación en 1508 de Juan Ponce de León para explorar a San Juan Bautista fue una decisión bien pensada. Ponce de León era un empresario con experiencia que había participado en la conquista de Española. En dicha colonia poseía explotaciones agrarias y mineras, y tenía un pasado militar destacado en la represión de rebeliones aruaco-taínas. También había sido fundador de la aldea de Salvaleón de Higüey, al este de Española.

tainos_oro_riberaPostulaba un tipo de política colonial precisa: prefería conseguir la amistad de los caciques y nitaínos de las zonas ocupadas para, de acuerdo con ello, explotar a las comunidades naborias en beneficio de ambas partes. Sus capacidades de negociador eran muchas.

Ponce de León atracó en Guánica, costeó el sur y el este de la isla y el norte de la Isla Grande hasta Manatí y visitó la amplia bahía de San Juan, entre agosto de 1508 y enero de 1509. Durante el recorrido estableció relaciones con los caciques de aruaco-taínos de la zona costanera exploró el país y fundó una Casa-Fuerte llamada Caparra entre Bayamón y Guaynabo. De regreso a Santo Domingo obtuvo autorización para colonizar y retornó a Caparra en el verano de 1509 con el Título de Teniente de Gobernación del Gobernador de Santo Domingo Nicolás de Ovando.

Ese año la jurisdicción de las islas estaba en entredicho en los tribunales españoles. Diego Colón, hijo de Cristóbal, había reclamado como suyas las islas descubiertas por su padre. Cuando el tribunal le dio la razón, Diego vino a Santo Domingo como Gobernador y sustituyó a Nicolás de Ovando. La conquista de San Juan Bautista inició en un momento altamente conflictivo debido a aquella polémica histórica.

taino_fumandoUna vez en el poder, Diego dejó a Ponce de León su título de Teniente de Gobernación, pero le impuso a Juan Cerón como Alcalde Mayor. Se trataba de un gobierno dividido entre dos lealtades. San Juan Bautista tenía un funcionario fiel al Rey, Ponce de León, y otro fiel a Colón, Juan Cerón. La situación traería conflictos que marcarían la cultura local para siempre.

Ponce de León se estableció en Caparra e inició la explotación agraria y la minera, según lo planificado. Fundó el Puerto Rico ubicado entre la desembocadura del Río Bayamón y el Cataño. Todo parece indicar que las relaciones con los aruaco-taínos de la zona fueron de colaboración. Los caciques del norte y el este se ajustaron a la vida colonial sin tropiezas conocidos. Los casos de Caguax, Majagua y Yuisa, comentados en las crónicas parecen confirmar la hipótesis.

Cerón, por su parte, ordenó a Cristóbal de Sotomayor fundar una aldea en el sur-oeste. Entre diciembre de 1509 y enero de 1510 se estableció lo que se llamó la Villa de Tavara, en la región de Guanía (Guánica), territorio de Agueybana. La vida de la aldea fue breve dada la proliferación de mosquitos y la escasez de oro en la zona. Por ello, a fines de 1510, ya se había fundado la Villa de Sotomayor en las cercanías del Río Calvache entre Rincón y Añasco.

Los observadores indican que, distinto a Ponce de León, Sotomayor hostilizó a los aruaco-taínos y utilizó a los naborias en tareas de trabajo no acordadas. Este argumento se esgrime con el fin de explicar por qué fue en esa zona donde se desarrolló una conspiración para matar a los blancos. Pero el argumento también sirve para crear una imagen de “conquistador justo” a Ponce de León cuando la explotación de los naborías fue un elemento común en ambos casos.

Los caciques y nitaínos Agueybana, Urayoán, Guarionex y Mabodamaca, entre otros, fueron los jefes de la conspiración. El escenario de la conjura fueron las lomas cársicas del noroeste de la isla y la zona montañosa central. La memoria geográfica las ha marcado con los sugestivos nombres de las Lomas de Jaicoa, de Guarionex, de Lares y de Urayoán. La decisión del levantamiento debió tomarse durante un areito o juego ritual de pelota en una plaza ceremonial no precisada de la región.

La conjura comenzó a fines de 1510 con el asesinato de Diego de Salcedo en el Río Añasco. El atentado adoptó la forma de un ahogamiento producido mediante engaño pero, dado el valor ritual del agua en estas comunidades, puede haber tenido un sustrato mágico muy poderoso. Posteriormente se procedió a la quema de la Villa de Sotomayor y a la ejecución de los colonos. En la práctica, aquella se manejó como una guerra étnica clásica.

Las crónicas alegan que un sobreviviente, Juan González, viajó clandestinamente a Caparra e informó la situación a Ponce de León. El conquistador movilizó un pequeño ejército al oeste y forzó a los aruaco-taínos a combatir en tierra llanas, en especial los Valles del Río Guaorabo o Añasco y del Coayuco o Yauco. Aquel espacio tácticamente ventajoso para los españoles fue el escenario de la derrota de los aruaco-taínos. De momento, la colonia estaba segura en manos españolas.

En el ejército español participaron negros libres como Juan Garrido y aruaco-taínos aliados a Ponce de León. Poco después de la rebelión, el gobierno de la colonia fue reestructurado. Diego Colón pidió a Ponce de León que abandonara la isla, y Juan Cerón se quedó con el poder en San Juan Bautista.

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: